Crecimiento, una etapa clave

Imprimir
Alimentación adecuada

Proporcionar a su cachorro una dieta adecuada

En el perro, la etapa de crecimiento es el período fisiológico más difícil de su vida, ya que es muy rápido e intenso. Es durante ese período que la morfología del perro adulto y la armonía de su figura serán determinadas. La dieta juega un papel importante en esta etapa.

La dieta durante el crecimiento del perro condiciona la buena salud en el futuro. Cumplir con las necesidades nutricionales del cachorro, garantiza esta etapa crucial en su vida. Como regla general, la alimentación de un cachorro debe considerar la diversidad de las razas y las curvas de crecimiento; la capacidad del cachorro para digerir convenientemente los alimentos.

Dietas hechas acorde al tamaño 

En cuanto a nutrición se refiere, el  tamaño de la raza es un elemento esencial. A los tres meses de edad, un cachorro Fox Terrier pesa de 2 a 3 kg, mientras que un cachorro de raza gigante pesa unos veinte kilos: la diferencia de tamaño es un hecho evidente, especialmente en lo que respecta a las mandíbulas. Mientras que un alimento seco  de crecimiento es el más adecuado para el cachorro, debido a su composición, una croqueta de tamaño mediano causará dificultades de prensión para el primero y desperdicio para el segundo. Por tanto, es conveniente elegir croquetas de tamaño específico para cachorros de raza pequeña, medianos o grandes.

Por otra parte,  las diferencias en tamaños de cachorros implican diferentes sensibilidades. Por ejemplo, mientras que la sobre alimentación acelera el crecimiento de un cachorro de raza grande y le predispone a sufrir de problemas osteoarticulares, en un perro pequeño puede estimular la instalación de una condición de sobrepeso en la edad adulta. Un nivel de energía que está bien calibrado de acuerdo con el tamaño y a las necesidades del cachorro, asociado a una ingesta de la ración correcta permitirá  actuar de forma preventiva contra el riesgo de exceso de peso.

Ingesta específica de fósforo y de calcio.

La ingesta de calcio y  fósforo debe ser cuidadosamente monitoreada para evitar problemas graves de huesos. La deficiencia de calcio es común en los cachorros alimentados exclusivamente con carne o con alimentos hechos en casa sin ningún suplemento mineral. En combinación con un exceso de vitamina D, esta deficiencia es la causa mas frecuente de desordenes en el crecimiento, resultado de proveer dietas inadecuadas.

De lo contrario, el exceso de calcio en la ingesta diaria es muy peligroso para el cachorro: el calcio nunca debe ser suplementado a un alimento diseñado para el crecimiento.

Un  alimento de Nutrición-Salud para el crecimiento será utilizado durante el desarrollo que varía según las razas: de 8 a 10 meses para razas pequeñas, 12 meses para las razas medianas, de 15 a 18 meses para las razas grandes y 18 a 24 meses para las razas gigantes. Por lo que la ingesta de nutrientes debe ser diferente con el fin de evitar cualquier exceso o deficiencia en el crecimiento del animal.

Nutrientes de calidad

Sea cual sea su raza, un cachorro exige mucha más energía que un perro adulto. No solo necesita de energía para cubrir sus necesidades de mantenimiento, sino también para formar los tejidos nuevos que lo hacen crecer. Sus requerimientos de  proteinas, minerales, vitaminas y oligoelementos son más altos que los del perro adulto. Esta es la razón por la cual un alimento de la Salud Nutrición proporciona al cachorro un crecimiento con un elevado contenido de proteína de alta calidad. La digestibilidad óptima se obtiene con los granos de alta calidad combinados con nutrientes que favorecen el equilibrio de la flora intestinal, teniendo en cuenta la limitada capacidad digestiva del cachorro.

La ventana inmunológica

Las defensas inmunológicas del cachorro son dependientes de los anticuerpos transmitidos por su madre, fundamentalmente a través del calostro absorbido dentro de las 36 a 48 horas después del nacimiento. Entre la 4ª y 12ª semana de edad, la tasa de anticuerpos de origen materno cae por debajo del límite de protección. Este período crítico, llamado "brecha de inmunidad", es un período de riesgo en cuanto a infecciones, ya que el nivel de anticuerpos de origen materno sigue siendo lo suficientemente alto como para inhibir la reacción vacunal. Las vacunas son totalmente efectivas sólo después de 12 semanas. Es también en ese momento, que el cachorro está sujeto a muchos factores de estrés que ponen a su sistema de defensa inmune a prueba. Desde el criadero hasta que llega con su nueva familia, su entorno cambia: la llegada a ambientes desconocidos obliga al cachorro a crear defensas contra los agentes potencialmente peligrosos, aun así sigue siendo muy vulnerable a las infecciones bacterianas y virales. Gracias a las ingesta de una combinación patentada de antioxidantes ( taurina, luteina, vitaminas E & C ) y mananoligosacaridos, un alimento Nutrición-Salud ayuda al cachorro a mantener sus defensas naturales.

  • facebook